Con el tiempo he descubierto que los seres humanos somos como grandes placares
Llenos de experiencias
Llenos de momentos
Algunos están ordenados
Otros no tanto
El mío está lleno de cajas y compartimientos
algunos que decido mostrar
otros espero que no los vean
Hay cajas que abro todo el tiempo
                que me hacen reír
                que me hacen llorar
Hay otras que me dan miedo abrir
Prefiero no saber con lo que me voy a encontrar

De vez en cuando viene alguien que quiere ver mi placard
Ya no sé si mostrarlo
Siempre lo intento
Porque necesito que me compartan su placard
Mezclar cajas
Mezclar experiencias
Mezclar un poco en un espacio en común
En el suelo
Hacer un collage

De vez en cuando lo abro
se derrumba todo
y tengo que ordenar
De a poco
Cada cajita a donde va
Un nuevo lugar para aquellas que no sé a dónde estaban
Gracias a esto… siempre aparece una caja que no recordaba
De esas con las que me da miedo estar
Cada vez que pasa esto
Aprovecho y hago limpieza
Tiro las que ya no sirven
Pero todavía
Mi placard
Está lleno
De cajas, cajitas y compartimientos
Llové
O no lluevas
No da que me des esta garúa
con gotas frías, finas y tercas
Molestan en la cara
cada una
fría, chica y sin sentido
como un llover arrepentido
Después te preguntas qué está mal con nosotros
Es tu garúa
en el medio
Terca
todo el día
Fria, distante

Llové
o no lluevas
Pero así
No podemos seguir
Esto
No da
Ya estamos grandes para quedarnos en el medio
Ya estoy cansada
de esta garúa
que no para

Decidite
Llové
o no lluevas
Pero una de las dos
Las dos están bien
Las dos las acepto
Las gotas pequeñas
sin sentido
frías, finas y tercas
No dan

Sobre tus ojos

Extravagante es el rocío de tus pupilas
hablan cuentos fantásticos.
No se escuchan.
Vuelan entre nubes.
Se succionan el mar.
Cada palabra adquiere sentido
a través del cielo violeta
por la garúa de tus ojos.